Rima XXVII – Gustavo Adolfo Bécquer

Despierta, tiemblo al mirarte; 
dormida, me atrevo a verte; 
por eso, alma de mi alma, 
yo velo mientras tú duermes.

Despierta, ríes, y al reír tus labios 
inquietos me parecen 
relámpagos de grana que serpean 
sobre un cielo de nieve.

Dormida, los extremos de tu boca 
pliega sonrisa leve, 
suave como el rastro luminoso 
que deja un sol que muere. 
¡Duerme!

Despierta, miras y al mirar tus ojos 
húmedos resplandecen 
como la onda azul en cuya cresta 
chispeando el sol hiere.

Al través de tus párpados, dormida, 
tranquilo fulgor vierten, 
cual derrama de luz, templado rayo, 
lámpara transparente. 
¡Duerme!

Despierta, hablas y al hablar vibrantes 
tus palabras parecen 
lluvia de perlas que en dorada copa 
se derrama a torrentes.

Dormida, en el murmullo de tu aliento 
acompasado y tenue, 
escucho yo un poema que mi alma 
enamorada entiende. 
¡Duerme!

Sobre el corazón la mano 
me he puesto porque no suene 
su latido y de la noche 
turbe la calma solemne.

De tu balcón las persianas 
cerré ya porque no entre 
el resplandor enojoso 
de la aurora y te despierte. 
¡Duerme!

El amigo que duerme – Cesare Pavese.

¿Qué le diremos esta noche al amigo que duerme?
La palabra más tenue nos trepa a los labios
desde la pena más atroz. Miraremos al amigo,
sus inútiles labios que no dicen nada,
hablaremos en voz baja.
La noche tendrá el rostro
del antiguo dolor, que resurge cada tarde,
vivo e impasible. El silencio remoto
sufrirá como un alma, mudo, en lo oscuro.
Hablaremos a la noche que respira en voz baja.

Oiremos cómo gotean los instantes en lo oscuro,
más allá de las cosas, en el ansia del alba,
que llegará súbitamente tallando las cosas
contra el muerto silencio. La luz inútil
revelará el rostro absorto del día. Los instantes
callarán. Y las cosas hablarán en voz baja.

¿Cómo va a ser tu día hoy? – Mario Benedetti

Esta mañana desperté emocionado 
con todas las cosas que tengo que hacer 
antes que el reloj sonara.

Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante.
Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.

Hoy puedo quejarme porque el día está lluvioso
o puedo dar gracias porque las plantas están siendo regadas.

Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero
o puedo estar contento porque mis finanzas me empujan
a planear mis compras con inteligencia.

Hoy puedo quejarme de mi salud
o puedo regocijarme de que estoy vivo.

Hoy puedo lamentarme de todo
lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo
o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.

Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas
o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos
o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar
o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela
o puedo abrir mi mente enérgicamente
y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.

Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente, cuerpo y alma.

Hoy el día se presenta ante mí esperando a que yo le dé forma
y aquí estoy, soy el escultor.

Lo que suceda hoy depende de mí. Yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.

Que tengas un gran día… a menos que tengas otros planes….

Camilo Ponce C. & Martha Psyko (No Importa)

No importa si un día
el aroma de la flor termina,
importa que hoy
te necesito para respirar
y si hoy me lo preguntas
será así por mil años más.
 
No importa que te digan
que el amor no existe,
importa que hoy estuviste
y mis manos te alcanzaron a tocar,
importa, que si descubro la manera
te amaré mil veces más.
 
No importa si un día
la soledad nos alcanza,
importa que hoy
ganemos nuestras batallas,
tú logres lo que has querido,
contigo, para mí todo es ganar.
 
No importa que un día
las fuerzas se me acaben,
importa que hoy
yo pueda levantarte
y si hiciera falta
te levante mil veces más.
 
 No importa si aún
no me ves aquí,
importa que al imaginarme
te haga sonreír
y que esa alegría te dure
al menos…
mil años más.
 
No importa que un día
el ruido nos aturda,
importa que hoy
nuestros pasos se unan
en un solo compás
y resuenen juntos
por la eternidad.
 
***
 Perdona si a veces olvido esto
y me vuelvo alguien más,
te ofrezco estas palabras
que me harán recordar,
las repetiré, lo prometo
mil veces más.

Dentro de ti está el secreto – Amado Nervo

Busca dentro de ti la solución de todos
los problemas, hasta de aquellos que
creas más exteriores y materiales.
Dentro de ti esta siempre El Secreto
Dentro de ti están todos los Secretos.
Aún para abrirte camino en la selva virgen,
aún para levantar un muro,
aún para tender un puente,
has de buscar antes, en ti, EL SECRETO.

Dentro de ti hay tendidos ya todos los puentes
están cortadas dentro de ti las malezas
y lianas que cierran los caminos.
Todas las arquitecturas
están ya levantadas, dentro de ti.
Pregunta al arquitecto escondido,
él te dará sus fórmulas.

Antes de ir a buscar el hacha de más filo,
la piqueta más dura,
la pala más resistente…
Entra en tu interior y pregunta…
Y sabrás lo esencial de todos los problemas
y se te enseñara lo mejor de todas las fórmulas,
y se te dará la más sólida de todas las herramientas.
Y acertarás constantemente,
pues que dentro de ti llevas la luz misteriosa
de todos los SECRETOS….

Defensa de la alegría – Mario Benedetti

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del caos y de las pesadillas
de la ajada miseria y de los miserables
de las audiencias breves y definitivas.

Defender la alegría como un atributo
defenderla del pasmo y de las anestesias
de los pocos neutrales y los muchos neutrones
de los graves diagnósticos y de las escopetas.

Defender la alegría como un estandarte
defenderla del rayo y la melancolía
de los males endémicos y de los acádemicos
del rufián caballero y del oportunista.

Defender la alegria como una incertidumbre
defenderla a pesar de dios y de la muerte
de los parcos suicidas y de los homicidas
y del dolor de estar absurdamente alegres.

Defender la alegría como algo inevitable
defenderla del mar y las lágrimas tibias
de las buenas costumbres y de los apellidos
del azar y también…..también de la alegría.

“No te detengas” – Walt Whitman.

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tú puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ...

Búscame en todo cuando esté lejana… – M.Vieira

Me hallarás en tu voz y en tu mirada,
me hallarás en la sombra de tus pasos,
en la caricia musical del aire,
en el sonido fiel de la campana.
En los fulgores de la luz que llega
y despierta el color en el paisaje.

En el perfume que la tierra invade
cuando viene creciendo la mañana.
Mira a tu alrededor. Mira los árboles
y la lluvia en las hojas, mira el agua.

Oye venir mi voz por el camino
que se tiende a la tarde como un brazo.
Estaré allí, perdida entre tu mano,
forma de amor sin tiempo ni distancia.

Me llevarás en ti calladamente,
sin nombre ya, ni olvido, ni esperanza.

AUNQUE TÚ NO LO SEPAS. Un poema de Luis García Montero

Como la luz de un sueño, 
que no raya en el mundo pero existe,
así he vivido yo
iluminado
esa parte de ti que no conoces,
la vida que has llevado junto a mis pensamientos...

Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto
cruzar la puerta sin decir que no,
pedirme un cenicero, curiosear los libros,
responder al deseo de mis labios
con tus labios de whisky,
seguir mis pasos hasta el dormitorio.

También hemos hablado
en la cama, sin prisa, muchas tardes
esta cama de amor que no conoces,
la misma que se queda
fría cuanto te marchas.

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
hicimos mil proyectos, paseamos
por todas las ciudades que te gustan,
recordamos canciones, elegimos renuncias,
aprendiendo los dos a convivir
entre la realidad y el pensamiento.