POEMA – Autor: Iván Morales (México)

Era una bella noche ilustrada por luciérnagas,
cruzando un puente de piedras grises,
se dividía el jardín trasero del castillo lúgubre,
por el lago donde se bañaba la luna,
entre un lado de eucaliptos
y un lado de árboles que sobresaltaban
sus cortes de cabello afrodisíaco otoñal,
que dibujaba una tonalidad tan clara
como su misma agua en las mañanas,
por lo que la noche le pintaba un agua asustada,
temblorosa, marina, azulada y oscurecida,
pero la luz al final del camino era coloreada
por los rizos de la luna que se iba en las noches
a ese lago para ganar espacio entre tantas hadas
azuladas y brillantes que también
se veían en ese tan natural espejo acuífero.

Autor: Iván Morales (México)

Instrucciones para subir una escalera, por Julio Cortázar.

cultura-julio_cortazar

Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se sitúa un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquier otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.

Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie.)

Llegado en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimiento hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.

de “Historias de Cronopios y de Famas”

“Aquel que es realmente tu amigo acudirá en tu ayuda cuando la necesites: Si estas triste,…llorará; si estás en vela,…no podrá dormir; así, de cada pena del corazón contigo compartirá la carga. Estas son señales ciertas para distinguir al amigo fiel del enemigo adulador.” ― William Shakespeare

EL VALOR DE UNA SONRISA

Una sonrisa no cuesta nada, y en cambio, Cuánto da:  Enriquece a quien la recibe sin empobrecer a quien la otorga.

Una sonrisa es cosa de un momento, y sin embargo casi siempre perdura en la memoria .
Nadie hay que sea tan rico ni poderoso que pueda pasearse sin una sonrisa, y nadie es tan pobre que no pueda ser enriquecido asimismo con una sonrisa. 

Crea y protege la buena suerte en los negocios y es la enseña más preciada de la amistad.
Brinda descanso al fatigado, entusiasmo al abatido, alegría el triste, y es el antídoto natural mejor que existe contra las dificultades. 

Sin embargo, la sonrisa es algo que no puede ser comprado,
mendigado, ni tampoco se puede pedir como préstamo,
porque es un don que no tiene valor , sino hasta el momento en que se prodiga espontáneamente.. 

Hay seres tan cansados de la vida, que ya no pueden otorgar sonrisas.

Démosle a ellos una de las nuestras, porque no hay nadie que más la necesite que aquellos que ya no tienen sonrisas que ofrecer

Gustavo Adolfo Bécquer

¡Qué hermoso es ver el día
coronado de fuego levantarse,
y, a su beso de lumbre,
brillar las olas y encenderse el aire!

¡Qué hermoso es tras la lluvia
del triste otoño en la azulada tarde,
de las húmedas flores
el perfume aspirar hasta saciarse!

¡Qué hermoso es cuando en copos
la blanca nieve silenciosa cae,
de las inquietas llamas
ver las rojizas lenguas agitarse!

Qué hermoso es cuando hay sueño,
dormir bien… y roncar como un sochantre
y comer… y engordar… ¡y qué desgracia
que esto sólo no baste!.

De tanto perder aprendí a ganar.
De tanto llorar se me dibujó esta sonrisa.
Conozco tanto el piso que solo miro el cielo.
Toqué tantas veces fondo que, cada vez que bajo, ya sé que mañana subiré.
Me asombra tanto como es el ser humano, que aprendí a ser yo mismo.
Tuve que sentir la soledad para aprender a acompañarme…
Intenté ayudar tantas veces a los demás, que aprendí a esperar que me pidan ayuda.
Hago solo lo que debo, de la mejor forma que puedo y los demás que hagan lo que quieran.
Vi tantas liebres correr sin sentido, que aprendí a ser tortuga y apreciar el recorrido…

Para las personas que quieren saber mi edad…

Les digo que estoy en la edad de:

No querer batallar con personas que me den problemas que se pueden evitar, no quiero que me digan lo que tengo que hacer sin que me den argumentos validos…

Que soy celosa con mi tiempo y espacio, que amo a los mios y no consentiré que les hagan daño… Estoy en una edad donde deseo que se me ame con toda la fuerza y pasión que caracteriza a una persona inigualable…

Pido lo que doy, de esa misma manera amo yo.

En una edad donde lo que quiero lo pido y lo que no quiero no tengo el menor reparo en rechazarlo…. Esa es mi edad !!!!!

Sólo Poemas

“La felicidad es darse cuenta que nada es demasiado importante.” ― Antonio Gala

LUCES Y SOMBRAS

LO QUE VES... NO SIEMPRE ES LO QUE HAY

El blog de Jess

Estás listo para la aventura...

A %d blogueros les gusta esto: