La paz 

Hay demasiados corazones buscando mil rincones, donde descansar en paz. Y hoy voy a presentarme a uno de ellos y compartir sus miedos, en este mundo impasible del que son rechazados. 

Hay demasiados corazones rotos, por almas corrompidas ocultas tras su disfraz. ¡Y no! Mi amor no está en venta, ni mi dolor es inquebrantable.

 Lloro. Lloro por las injusticias. Por lo mal que está el mundo y por todo lo que hay que cambiar.