¿Has sentido alguna vez que te duele el alma?

alone3

Quizás has escuchado la famosa frase: “Después de la tormenta, siempre llega la calma”.Pero hoy, cuando empecé a creer que lo peor había pasado.
Me puse a reflexionar y me encontré con la desagradable sorpresa de que no estaba nada bien.
Las cosas que había vivido, las heridas mal curadas y sentimientos confusos. Estaban todavía dentro de mí.
Fue cuando me di cuenta que no había desecho todo aquello que me hacía daño.
Solo lo había escondido en el fondo de mi alma, obligándome a olvidar.
Y ahora, aunque duela recordar el pasado, sé que debo hacerlo porque tengo heridas que debo curar para disfrutar el presente y afrontar el futuro al lado de las personas que amo.