La transformación puede a veces ser dramática

Sea la hora que sea... ¡SONRIE!

MARIPOSA 01.gif

No hay mejor ejemplo en la naturaleza para reflejar esto que la metamorfosis.

Basta mirar la transformación de una oruga en una mariposa –una transformación increible en funcionalidad, apariencia, organización de los componentes, y finalidad –pues transforma un gusano de aspecto desagradable, voraz inestable y que repta en una criatura delicada y bella, graciosa y voladora.

Los biólogos nos dicen que en el interior del tejido de una oruga hay unas células llamadas células imaginativas.

Resuenan en una frecuencia distinta. También son tan distintas a las otras células de las orugas, que el sistema inmunológico del gusano piensa que son enemigas e intenta destruirlas.

Pero las nuevas células imaginativas siguen apareciendo y cada vez son más y más. De repente, el sistema inmunológico de la oruga no puede destruirlas lo suficientemente rápido y se vuelven más fuertes, se conectan entre ellas, hasta que forman una masa crítica que reconoce su…

Ver la entrada original 210 palabras más