Federico Garcia Lorca

1524605_774138032600656_358714257_n
SI MIS MANOS PUDIERAN DESHOJAR de Federico García Lorca.

Yo pronuncio tu nombre
en las noches oscuras,
cuando vienen los astros
a beber en la luna
y duermen los ramajes
de las frondas ocultas.
Y yo me siento hueco
de pasión y de música.
Loco reloj que canta
muertas horas antiguas.

Yo pronuncio tu nombre,
en esta noche oscura,
y tu nombre me suena
más lejano que nunca.
Más lejano que todas las estrellas
y más doliente que la mansa lluvia.

¿Te querré como entonces
alguna vez? ¿Qué culpa
tiene mi corazón?
Si la niebla se esfuma,
¿qué otra pasión me espera?
¿Será tranquila y pura?
¡¡Si mis dedos pudieran
deshojar a la luna!!

¿Te has dado cuenta?

Abdulla Alketbi

Cuando otro actúa de una manera poco adecuada, decimos que tiene mal carácter;
Pero cuando tú lo haces, son los nervios.

Cuando otro se apega a sus métodos o a sus gustos, es obstinado;
Pero cuando tú lo haces, es firmeza.

Cuando a otro no le gusta tu amigo, tiene prejuicios;
Pero cuando a ti no te gusta su amigo, sencillamente, muestras ser un buen juez de la naturaleza humana.

Cuando otro hace las cosas con calma, es que va a paso de una tortuga;
Pero cuando tú lo haces despacio, es porque te gusta pensar las cosas.

Cuando otro encuentra defectos en las cosas, es un maniático;
Pero cuando tú lo haces, es porque sabes discernir.

Cuando otro tiene modales suaves y delicados, es débil;
Pero cuando tú los tienes, eres cortés y amable.

Cuando otro se compra un carro del año, es vanidad; Pero cuando tú te lo compras, es necesidad.

Cuando a otro le da ira, es pecado;
Pero cuando a ti te da ira, es porque “tu carácter es así.”

Cuando otro te dice una verdad que no te gusta, es que no tiene amor;
Pero cuando tú lo haces, es que eres sincero.

Cuando otro no te saluda, es que es orgulloso;
Pero cuando tú no saludas, es que no lo viste.

Cuando otro no cumple con su deber, es un irresponsable;
Pero cuando tú no cumples con tu deber, es que realmente no puedes.

Cuando otro tiene serias dificultades, es que está en pecado;
Pero cuando tú las tienes, es una prueba.

Cuando otro no trabaja, es que es un vago;
Pero cuando tú no trabajas, es que no consigues trabajo.

Cuando otro sufre escasez, es que es un mal administrador;
Pero cuando tú sufres escasez, es que no ganas suficiente.

Cuando otro habla de los demás, es un calumniador;
Pero cuando tú hablas de los demás, es para orar.

Cuando otro cae en tentación, es un pecador;
Pero cuando tú caes en tentación, es una debilidad.

Cuando otro no acepta el reto, es un cobarde;
Pero cuando tú no lo aceptas, es que no estas capacitado.

Cuando otro recibe bendiciones, es por la misericordia de Dios;
Pero cuando tú recibes bendiciones, es porque te las mereces.

Cuando la hija de otro es rebelde, él es mal padre;
Pero cuando tú hija es rebelde, es porque heredó el carácter del abuelo.

Cuando otro paga mal por mal, es porque es un vengativo;
Pero cuando tú lo haces, es porque estás haciendo justicia.

Cuando otro cumple con su deber, es para acumular puntos;
Pero cuando tú cumples con tu deber, es porque eres responsable.