RECUERDA QUÈ…

 

La vida es un lujo. Es el gusto de lo exquisito por mantener un pie frente al otro.
Sí, la vida es un lujo.

Lujo para amar, para respirar, para soñar y para ser feliz. Por eso gasta tu vida como si fueras millonario.
Que tu sonrisa sea parecida a la de los niños cuando se saben amados, y que logres ver en
éste día que naciste para recibir una caricia en cada uno de tus latidos, que te des el gusto de
perfumar tu boca con palabras llenas del aroma de tu interior.

Estar vivo es uno de los regalos más hermosos que podrás mantener tanto en tu espíritu,
como en tu alma y en la eterna juventud.

Por eso manifiesta tu viveza en todo lo que haces, ríe como si fuera la última vez,
sueña como los niños y haz de ti un ser humano que vive y deja vivir.