¿Por qué miras siempre hacia el otro lado?

¿Por qué piensas siempre que los otros, amigos, conocidos y vecinos, son más dichosos?, y dices con ligereza:

– “A los otros les va mucho mejor, y yo doy lo mejor de mí y no llego a nada”
La otra orilla siempre es más bella. Yace muy lejos.

Como petrificado, miras fijamente hacia la bella claridad.
Jamás tuviste en cuenta que también los de la otra orilla te observan y piensan que posees mucha mas felicidad, pues ellos solo ven tu parte agradable.
Tus pequeñas y grandes preocupaciones no las conocen.

Vivir feliz es un arte, para ello conviene sentirse satisfecho…

“La felicidad no está en la otra orilla, está en ti”