A la virgen dolorosa

¡Que espada de dolor, Virgen Maria,
mirar a Dios, tu hijo, maltratado,
el verlo con la cruz desamparado!
¡Que luz de sufrimiento en negro dia!

¿Se quebro por valor tu sintonia?
¿Se quebro por temor tu fe y tu calma?
¿Acaso fue la cruz o bien su alma
sangrante del dolor que en ella habia?

¡Que dialogo sin voz, que mudo llanto
gimio entre las tinieblas del encuentro:
torrente de emocion, funebre planto!

Tu fuerza inmaculada, desde dentro,
rocio de firme fe tu triste manto,
creyendo en tu Jesus, aun siendo muerto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

LUCES Y SOMBRAS

LO QUE VES... NO SIEMPRE ES LO QUE HAY

El blog de Jess

Estás listo para la aventura...

A %d blogueros les gusta esto: