POR TI VOLARÉ en Violín! …Camino Al Altar (Poema: Camilo Ponce)

Cuando vivo solo
Sueño un horizonte
Falto de palabras.
En la sombra y entre luces
Todo es negro para mi mirada
Si tu no estás junto a mí…aquí


En tu mundo
Separado del mio por un abismo.
Oye
Llámame
Yo volaré
A tu mundo lejano

Por ti volaré
Espera que llegaré
Mi fin de trayecto eres tú
Para vivirlo los dos
Por ti volaré
Por cielos y mares
Hasta tu amor.
Abriendo los ojos por fin
Contigo viviré

Cuando estás lejana
Sueño un horizonte
Falto de palabras.
Y yo sé que simpre estás ahí, ahí,
Una luna hecha para mí,
Siempre iluminada para mí,
Por mí, por mí, por mí

Por ti volaré
Espera que llegaré
Mi fin de trayecto eres tú
Contigo yo viviré
Por ti volaré
Por cielos y mares
Hasta tu amor.
Abriendo los ojos por fin
Contigo yo viviré.

Por ti volaré
Por cielos y mares
Hasta tu amor.
Abriendo los ojos por fin
Contigo yo viviré.
Por ti volaré…

 

Mi decisión

maxresdefault.jpg

Todo está en silencio. Es temprano. Mi café está caliente. El cielo aún está negro. El mundo sigue durmiendo, el día se aproxima. En pocos momentos llegará el día. Se acercará rugiendo por la vía al levantarse el sol. La quietud de la madrugada, se tornará en el ruido del día. La calma de la soledad se reemplazará por el golpeteo rítmico del paso de la raza humana.

Al refugio de la temprana mañana, lo invadirán las decisiones que deban tomarse y las obligaciones que deban cumplirse. Durante las próximas doce horas quedaré expuesto a las exigencias del día. Ahora es el momento en que debo tomar una decisión.

Por causa del Calvario, tengo la libertad de decidir. Así que decido.

Elijo el amor… Ninguna ocasión justifica el odio; ninguna injusticia autoriza la amargura. Elijo el amor. Hoy amaré a Dios y lo que Dios ama. Elijo el gozo… Invitaré a mi Dios para ser el Dios de la circunstancia. Rehusaré la tentación de ser cínico… la herramienta del pensador perezoso.

Rehusaré considerar a las personas como menos que seres humanos, creados por Dios. Rehusaré ver en los problemas algo menos que una oportunidad de ver a Dios. Elijo la paz… Viviré habiendo sido perdonado. Perdonaré para que pueda vivir. Elijo la paciencia… Pasaré por alto los inconvenientes del mundo. En lugar de maldecir al que ocupa el sitio que me corresponde, lo invitaré para que así lo haga en lugar de quejarme porque la espera es demasiado larga, agradeceré a Dios por un momento para orar. En lugar de cerrar mi puño ante nuevas tareas asignadas, las encararé con gozo y valor.

Elijo la amabilidad… seré amable con los pobres, pues están solos. Amable con los ricos, pues tienen temor. Y amable con los malvados, pues de tal manera me ha tratado Dios.

Elijo la bondad… Prefiero estar sin un peso, antes que aceptar uno de manera deshonesta. Prefiero ser ignorado antes que jactarme. Prefiero confesar antes que acusar.

Elijo la fidelidad… Hoy guardaré mis promesas. Mis acreedores no se lamentarán de su confianza. Mis asociados no cuestionarán mi palabra. Mis hijos nunca tendrán temor de que su padre no regrese a casa.

Elijo la mansedumbres Nada se gana por la fuerza. Elijo ser manso. Si levanto mi voz, que sólo sea en alabanza. Si cierro mi puño, que sólo sea en oración. Si hago exigencias, que sólo sean a mí mismo. Elijo el dominio propio… Soy un ser espiritual.

Luego de que haya muerto éste cuerpo, mi espíritu remontará vuelo. Me niego a permitir que lo que se va a podrir, gobierne lo eterno. Elijo el dominio propio, sólo me emborracharé de gozo. Sólo me apasionará mi Fe. Sólo Dios ejercerá influencia sobre mí.

Amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio. A éstos encomiendo mi día. Si tengo éxito daré gracias. Si fallo, buscaré su gracia.

Y luego cuando este día haya acabado, pondré mi cabeza sobre la almohada y descansaré.

 Autor: Max Lucado (Libro “Cuando Dios susurra tu nombre”

DE CÓMO ESTABA LA LUZ… – Luis Rosales

Estamos en Navidad - We are at Christmas - Nous sommes à Noël

1moseluz

El sueño como un pájaro crecía
de luz a luz borrando la mirada;
tranquila y por los ángeles llevada,
la nieve entre las alas descendía.

El cielo deshojaba su alegría,
mira la luz el niño, ensimismada,
con la tímida sangre desatada
del corazón, la Virgen sonreía.

Cuando ven los pastores su ventura,
ya era un dosel el vuelo innumerable
sobre el testuz del toro soñoliento;

y perdieron sus ojos la hermosura,
sintiendo, entre lo cierto y lo inefable,
la luz del corazón sin movimiento.

Ver la entrada original

A la sombra de la Navidad

Cooperación con Alegría

IMG_3921 (2)A la sombra de la Navidad

A la sombra de la Navidad

Las calles se llenan de luz de pago, de música sin melodía, de felicidad pintada y comprada; por dónde deambulan cuerpos esclavizados a la sombra de la luz bajo una música que impide escuchar el silencio de la melodía interior, comprando felicidad a la fuerza olvidando la verdadera felicidad.

Las sombras se alargan hacia el infinito, ahogando los corazones que permanecen en la oscuridad. Los cuerpos hacen sombra al corazón, la luz exterior no puede atravesar la piel humana.

Cuerpos perdidos, comprando felicidad obligada, trabajando para poder comprar más, y alzando muros en torno al corazón para que nadie tenga la osadía de robar la felicidad que con tanto esfuerzo y trabajo una ha conseguido comprar.

Vidas encerradas en sí mismas que ven al  prójimo como un adversario, como un competidor que quiere robarles la felicidad.

Inventando fronteras…

Ver la entrada original 209 palabras más

Mediterráneo – Joan Manuel Serrat

Mediterráneo - Joan Manuel Serrat

Quizás porque mi niñez
Sigue jugando en tu playa
Y escondido tras las cañas
Duerme mi primer amor
Llevo tu luz y tu olor
Por dondequiera que vaya
Y amontonado en tu arena
Guardo amor, juegos y penas

Yo, que en la piel tengo el sabor
Amargo del llanto eterno
Que han vertido en ti cien pueblos
De Algeciras a Estambul
Para que pintes de azul
Sus largas noches de invierno
A fuerza de desventuras
Tu alma es profunda y oscura

A tus atardeceres rojos
Se acostumbraron mis ojos
Como el recodo al camino
Soy cantor, soy embustero
Me gusta el juego y el vino
Tengo alma de marinero

Qué le voy a hacer, si yo
Nací en el Mediterráneo
Nací en el Mediterráneo

Y te acercas, y te vas
Después de besar mi aldea
Jugando con la marea
Te vas, pensando en volver
Eres como una mujer
Perfumadita de brea
Que se añora y que se quiere
Que se conoce y se teme

Ay, si un día para mi mal
Viene a buscarme la parca
Empujad al mar mi barca
Con un levante otoñal
Y dejad que el temporal
Desguace sus alas blancas
Y a mí enterradme sin duelo
Entre la playa y el cielo

En la ladera de un monte
Más alto que el horizonte
Quiero tener buena vista
Mi cuerpo será camino
Le daré verde a los pinos
Y amarillo a la genista

Cerca del mar, porque yo
Nací en el Mediterráneo
Nací en el Mediterráneo
Nací en el Mediterráneo

Detente, párate y mira

bn_bolsa_londres

Detente. Párate y mira. Observa, aprecia. Respira, baila, ríe, grita, goza de tu libertad, ella también te permite disfrutar de la belleza de lo que te rodea.

Detente. Párate y mira. Saborea las cosas simples. Llénate del aroma de la tierra, de las flores, de la naturaleza. Piérdete en el vuelo de los pájaros, ciégate con el brillo del sol. Observa cómo las nubes cambian sus formas. Adivina sonidos nuevos, admira el color del cielo.

Detente. Párate y mira. No te olvides de vivir porque se vive solo una vez. No tengas miedo, el tiempo sabrá esperarte porque el tiempo no está en las agujas que avanzan, sino en la intensidad con la que vives cada acontecimiento, cada momento.

Detente. Párate y mira. Luego, renovado, sigue tu camino. Con aire nuevo en tus pulmones, en tus ojos, un brillo diferente y una sonrisa transparente que ilumine tu rostro y afirme que eres otro.

Detente. Párate y mira. No olvides que a tu lado pasa la vida.

Autor: Gerardo Oberman

La gratitud

gif21

Dicen que de todos los sentimientos humanos la gratitud es el más efímero de todos. Y no deja de haber algo de cierto en ello. El saber agradecer es un valor en el que pocas veces se piensa. Ya nuestras abuelas nos lo decían “de gente bien nacida es ser agradecida”.

Para algunos es muy fácil dar las “gracias” por los pequeños servicios cotidianos que recibimos, el desayuno, ropa limpia, la oficina aseada… Pero no siempre es así.

Ser agradecido es más que saber pronunciar unas palabras de forma mecánica, la gratitud es aquella actitud que nace del corazón en aprecio a lo que alguien más ha hecho por nosotros.

La gratitud no significa “devolver el favor”: si alguien me sirve una taza de café no significa que después debo servir a la misma persona una taza y quedar iguales… El agradecimiento no es pagar una deuda, es reconocer la generosidad ajena.

La persona agradecida busca tener otras atenciones con las personas, no pensando en “pagar” por el beneficio recibido, sino en devolver la muestra de afecto o cuidado que tuvo. ¿Has notado como los niños agradecen los obsequios de sus padres? Lo hacen con una sonrisa, un abrazo y un beso. ¿De que otra manera podría agradecer y corresponder unos niños? Y con eso, a los padres les basta.

Las muestras de afecto son una forma visible de agradecimiento; la gratitud nace por la actitud que tuvo la persona, más que por el bien (o beneficio) recibido.

Conocemos personas a quienes tenemos especial estima, preferencia o cariño por “todo” lo que nos han dado: padres, maestros, cónyuge, amigos, jefes… El motivo de nuestro agradecimiento se debe al “desinterés” que tuvieron a pesar del cansancio y la rutina. Nos dieron su tiempo, o su cuidado.

Nuestro agradecimiento debe surgir de un corazón grande.

No siempre contamos con la presencia de alguien conocido para salir de un apuro, resolver un percance o un pequeño accidente. ¡Cómo agradecemos que alguien abra la puerta del auto para colocar las cajas que llevamos, nos ofrezca su hogar, o nos ayude a reemplazar el neumático averiado!

El camino para vivir el valor del agradecimiento tiene algunas notas características que implican:

– Reconocer en los demás el esfuerzo por servir
– Acostumbrarnos a dar las gracias
– Tener pequeños detalles de atención con todas las personas: acomodar la silla, abrir la puerta, servir un café, colocar los cubiertos en la mesa, un saludo cordial…

La persona que más sirve es la que sabe ser más agradecida.

¡Me perdono!

Me perdono por dejarme en último lugar infinidad de veces.
Me perdono por hacerme pedazos para completar a otros.
Me perdono por no tener tiempo para mí.
Me perdono por no hacerme caso, y tropezar con el mismo obstáculo una y mil veces.
Me perdono por poner mi salud como un pendiente y no como una prioridad.
Me perdono por haber hablado de más.
Me perdono por haberme callado.
Me perdono por confundir resignación con tolerancia.
Me perdono por no gastar en mí lo que sin reparo gasto en alguien que a veces no lo merece.
Me perdono por mentir.
Me perdono por no verme al espejo más seguido.
Me perdono por no ser más amable conmigo misma/o.
Me perdono por no tenerme paciencia ni tener constancia.
Me perdono por ser tan ruda/o cuando se trata de mí.
Me perdono no encajar en un molde.
Me perdono por no permitirme muchas cosas.
Me perdono por no disfrutar de otras tantas.
Me perdono por no valorar los momentos que valen la pena y darme cuenta muy tarde.Debemos aprender a soltar, a dejar ir y sobre todo; ¡A perdonar!
¡Sí, me perdono para empezar a vivir!

Texto escrito por Male Capetillo.